Bnalca Nadviad

Mispelled Christmas banner

A estas alturas ya no voy a preocuparme porque los centros comerciales empiecen su temporada de Navidades en Noviembre.

Quizás sea un poco más desconcertante la elección del animal que tira del trineo. ¿A quién se le ocurrió utilizar una jirafa? ¿Qué pasó con los renos? ¿Los Reyes Magos se habían llevado hasta el último camello disponible?

Pero lo que realmente me supera es el cartel. ¿Tan difícil es deletrear Navidad correctamente? Si ni siquiera se puede pronunciar eso que han escrito. ¿Nadie se ha dado cuenta todavía del pequeño fallo? ¿Han encargado el cartel en un país donde no se usa el alfabeto latino y no aceptaban devoluciones?

Por favor, arréglenlo aunque sea con pintura. Que, una vez que lo has visto, ya tus ojos no se pueden apartar más del dichoso cartelito y todo pinta que faltan casi dos meses para que lo retiren.

Martillo Rompecristales

Martillo rompecristales

Esta es la broma de RENFE para amenizar las mañanas de los viajeros. ¿Dónde guardar un martillo “romprecristales” mejor que detrás de un cristal?¿Cuál es el procedimiento ideal para sacar el martillo de su nicho de cristal? ¿Traerme un martillo propio desde casa o sacudir todo el tren para que el martillo rompa el cristal desde dentro?

¿Caracol deportivo?

Bonnet Ornaments

Situémonos a comienzos del siglo XX. En esa época los automóviles marcaban sus diferencias no sólo por la performance de sus motores o el lujo en sus interiores sino por los adornos visibles en el exterior, como las parrillas o faros. Y dentro de esos adornos, destacaban de forma especial las tapas de radiador. Visitando una exposición de autos antiguos, encontré una vitrina donde se encontraba el modelo que muestro en la imagen.

¿Quién puede haber sido el genio del marketing que pensó que un caracol era un adorno ideal para poner en el capot de un coche? Estoy de acuerdo en que los “cavallinos”, herraduras, avioncitos y victorias aladas hayan estado muy vistos pero, ¿no había otro animal o símbolo disponible?

Me imagino cómo habrá sido la reunión de “brainstorming” en la empresa: El gerente de turno les habrá dado para elegir entre un tortuga hibernando, un gusano, un corcho de botella y una chica a lomos (o debería decir “a casita”) de un caracol. Y los votos habrán ido al adorno que daba más imagen de velocidad.

Sea como fuere, parece que alguien finalmente se atrevió y terminó exhibiendo orgullosamente al dichoso gasterópodo sobre el radiador de su coche nuevo.