Confucio II

Ejercicio de caligrafía

El amor a la bondad, sin amor al aprendizaje, queda enturbiado por la insensatez.

El amor al conocimiento, sin amor al aprendizaje, queda enturbiado por la especulación imprecisa.

El amor a la honradez, sin amor al aprendizaje, queda enturbiado por la perjudicial candidez.

El amor a la franqueza, sin amor al aprendizaje, queda enturbiado por la opinión mal encauzada.

El amor a la osadía, sin amor al aprendizaje, queda enturbiado por la insubordinación.

Y el amor a la fortaleza de carácter, sin amor al aprendizaje, queda enturbiado por la intransigencia.