Confucio II

El amor a la bondad, sin amor al aprendizaje, queda enturbiado por la insensatez.

El amor al conocimiento, sin amor al aprendizaje, queda enturbiado por la especulación imprecisa.

El amor a la honradez, sin amor al aprendizaje, queda enturbiado por la perjudicial candidez.

El amor a la franqueza, sin amor al aprendizaje, queda enturbiado por la opinión mal encauzada.

El amor a la osadía, sin amor al aprendizaje, queda enturbiado por la insubordinación.

Y el amor a la fortaleza de carácter, sin amor al aprendizaje, queda enturbiado por la intransigencia.

José Administrator
Apasionado por el software, la electrónica y la fotografía.
follow me

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *